jueves, 30 de abril de 2015

La incursión de Cormac -Las Crónicas de Robregordo-

Otra vez nos trae Ángel Sampedro un magnifico informe de batalla. Os dejo con su narración.
Tarde de lluvia en Madrid. ¿Qué hacer?, Inspirándome en el comienzo de la peli de Conan, el ataque a la aldea por los hombres de Thulsa Doom, llevaba barruntado este homenaje utilizando un ejército de Khorne atacando una aldea de bárbaros allá en la lejana Norsca.
De nuevo he utilizado la tercera edición de Warhammer. Esta vez la partida ha sido más larga y farragosa, más unidades, y utilizando estandartes y músicos. Aunque si no fuera por éstos y las filas, los bárbaros no hubieran tenido nada que hacer. Pero no por ello ha sido menos divertida.
Aquí os dejo el informe y las unidades participantes. Si sumáis puntos vereís que los ejércitos no están compensados, pero a quien le importa.
Ha sido un fin de semana Oldhammer a tope. Pero viendo la buena acogida de el informe de Robregordo, no he podido resistirme.
Norsca, tierra helada de imponentes montañas y espesos bosques. Los norteños son gente dura, silenciosa y brava. Su vida es una constante batalla contra las huestes del Caos, los numerosas bandas de trolls y contra la provincia de Kislev que intenta establecer fuertes permanentes en sus tierras.
Los norteños nacen en el campo de batalla y mueren en él. Son melancólicos y rápidos en furia, su vida está rodeada de gritos de batalla y risas de mujeres e hidromiel.
Cormac, campeón del Khorne dirige una incursión contra la aldea que le vio nacer. Lidera un grupo de seis guerreros del caos y veinticinco Thugs. Sus ocho mastines también le siguen. No siente culpa ni remordimiento, capturar jóvenes para que se unan a Khorne es su deber, y quienes serán mejores que sus antiguos compañeros de juegos, los clanes de los Cuervos y los Lobos,los habitantes de su antigua aldea son los más valientes y bravos de todos los clanes de Norsca.
Sabe que su padre Egil El cojo, sigue siendo el jefe de los clanes, y seguramente su hermano Bran Mork sea el el jefe de guerra de ambos clanes.




LOS EJÉRCITOS

CORMAC, CAMPEÓN DEL CAOS
M WS BS S T W I A LD INT CL WP Chaos armour&shield
4 7 7 5 3 2 7 2 10+3 10+3 10+3 10+3

15 THUGS con estandarte y músico
M WS BS S T W I A LD INT CL WP Ligt Armour&Shield
4 4 4 3 3 1 4 1 7 7 7 7

10 THUGS
M WS BS S T W I A LD INT CL WP Bow
4 4 4 3 3 1 4 1 7 7 7 7

6 GUERREROS DEL CAOS
M WS BS S T W I A LD INT CL WP heavy armour&Shield
4 6 6 4 3 2 6 2 9+2 9+2 9+2 9+2

1 MINOTAURO
M WS BS S T W I A LD INT CL WP Ligt Armour
6 4 3 4 4 3 3 2 9 5 7 6

2 BEASTMASTER
M WS BS S T W I A LD INT CL WP Ligt Armour&Shield
4 4 3 3 4 2 3 1 7 6 7 6

8 MASTINES
M WS BS S T W I A LD INT CL WP
6 4 0 4 4 2 4 2 6 4 6 4

BRAN MORK
M WS BS S T W I A LD INT CL WP Ligt Armour&Shield
4 6 4 4 4 4 6 4 10+3 7 8+1 8+1

THEODULF CLAN DE LOS CUERVOS
M WS BS S T W I A LD INT CL WP Ligt Armour&Shield
4 5 4 4 4 2 4 3 8+1 7 7 7

WULFARG CLAN DE LOS LOBOS
M WS BS S T W I A LD INT CL WP Ligt Armour&Shield
4 5 4 4 4 2 4 3 8+1 7 7 7

FLOKI EL CHAMÁN
M WS BS S T W I A LD INT CL WP
4 4 3 4 3 1 3 1 7 8+1 8+1 8+1
Conjuros: Assault of stone, Cloud of smoke y Ward of arrows

20 GUERREROS con estandarte y músico
M WS BS S T W I A LD INT CL WP Shield
4 4 4 3 3 1 4 1 7 7 7 7

20 GUERREROS con estandarte y músico
M WS BS S T W I A LD INT CL WP Shield
4 4 4 3 3 1 4 1 7 7 7 7

20 GUERREROS con estandarte y músico
M WS BS S T W I A LD INT CL WP Shield
4 4 4 3 3 1 4 1 7 7 7 7

18 ARQUEROS (divididos en tres unidades)
M WS BS S T W I A LD INT CL WP Bow
4 4 4 3 3 1 4 1 7 7 7 7

Entre la espesura del bosque y atravesando el riachuelo, dos Beastmaster lideran los ocho mastines de guerra, que se dirigen raudos al combate. Por el flanco derecho los seis guerreros ya mutados del caos avanzan hacia los bárbaros, y por el centro los thugs hacia la aldea. Un poderoso minotauro brama ansioso por probar la carne humana que olfatea a distancia.



El sonido de los tambores marca el paso de guerra, mientras que desde la aldea una nota grave y discordante de los cuernos de los guerreros lanzan un desafío de muerte y guerra.
Los norteños no tienen miedo, apostan sus arqueros tras la empalizada del poblado. En el flanco derecho junto a las montañas El Clan de Los Cuervos, y en el flanco izquierdo El Clan de Los Lobos, en el centro Bran Mork, liderando el ejército. No tienen miedo y avanzan hacía el enemigo.
Sus arqueros lanzan sus flechas y consiguen hacer una herida al minotauro.
El minotauto enrabietado carga contra los arqueros sin importarle la empalizada, los norteños se sobreponen al miedo que causa la bestia y aguantan disparando una andanada de flechas que no tiene efecto. Pero la empalizada los protege bien, nadie consigue hacer ni una sola herida, y quedan trabados en combate.
Por el flanco izquierdo cuatro mastines cargan contra el Clan de Los Cuervos, que aunque sufre varias bajas, gracias a sus filas y estandarte aguantan en el sitio.






Es el turno de los bárbaros, El Clan de los Lobos carga sin miedo contra los guerreros del caos, que los reciben causando varias bajas, pero la superioridad del clan se impone y los hace retroceder.
El Chamán de la aldea recita un conjuro, y una lluvia de rocas se dirige hacia los thugs haciendo alguna baja, también parte de los arqueros les disparan, pero éstos continúan su avance.
En el flanco izquierdo los mastines enganchados en combate con Los Cuervos realizan sus ataques causando nuevas bajas, pero los bárbaros combaten bien y consiguen repelerlos.
Durante los siguientes turnos las unidades siguen en combate, los guerreros del caos causan numerosas bajas al Clan de Los Lobos, pero éstos, gracias a su número y estandarte, consiguen aguantar y empujar durante dos turnos a sus contrincantes, incluso llegan a matar a un guerrero del caos. Pero éstos son demasiado fuertes y finalmente consiguen aniquilar toda la unidad del Clan del Lobo, haciendo huir a los supervivientes.





Sin embargo en el flanco izquierdo la suerte es diferente, El clan de Los Cuervos consigue derrotar y hacer huir a los mastines, persiguiéndoles en combate y causándoles nuevas bajas.
En el centro Brank Mork, carga la unida de thugs y les hace retroceder una y otra vez, aunque éstos aguanten la presión y no acaben de huir.
En el la empalizada, el minotauro sigue luchando contar una unidad de arqueros, pero sin eficacia alguna. La empalizada hace bien su labor defensora.
El chamán vuelve a lanzar rocas mediante su magia al enemigo, pero no tiene ningún efecto determinante.








Alguna unidad de arqueros incluso dispara contra el mismo Cormac, al estar éste sólo por el campo de batalla, pero las flechas rebotan en su armadura del caos como si fueran mosquitos.
Pero en el quinto turno todo cambia, la otra unidad de mastines consigue derrotar a los arqueros que guardan la entrada a la aldea, y tras dos turnos de combate los aniquilan.
Los bravos de Bran Mork son cargados por el flanco por una unidad de arqueros thugs que surge del bosque, y aunque hubieran estado empujando a sus rivales no se sobreponen al pánico de la nueva carga y acaban huyendo (dos 6 en la tirada de liderazgo).








Solamente el clan de Los cuervos aguanta en batalla, pero con su jefe de guerra huyendo, los mastines acabando con el resto de arqueros y la unidad de guerreros del caos liderada ahora por el mismo Cormac, sólo les queda luchar hasta la muerte, y que Crom cuente los muertos.
La batalla acabó. Cormac no ha conseguido capturar ni siquiera un niño con vida, todos los habitantes o han muerto o han huido hacia las montañas para curar sus heridas entre lamentos e imprecaciones de venganza.









Su corazón casi siente orgullo al ver a sus otrora amigos muertos,. Siente una presión en su pecho al ver el cadáver de Egil, su padre, rodeado de sus enemigos. Por mucho que busca no encuentra el cuerpo de su hermano, suspira aliviado. Otra vez será. Khorne estará contento, hoy ha recibido la sangre de muchos valientes, pero en el fondo de su corazón siente alegría y pena. Y un suspiro escapa entre sus pálidos labios: “Crom, cuenta los muertos”.

domingo, 26 de abril de 2015

El ataque de Robregordo (la segunda parte de la revuelta de Robregordo) -Las Crónicas de Robregordo-

Esta vez nos llega un informe de batalla espectacular de nuestro amigo Angel Sampedro.


 Todo empezó a raíz de ver el antiguo vampiro que colgué en el foro y llame "Graf Orlok".


Esta miniatura inspiro a Ángel para crear una pequeña batalla para WHFB 3rd Ed. en la cual la aldea de Robregordo se levanta en armas contra un vampiro que lleva siglos atemorizando la zona, el conde Orloc. Os dejo el enlace a el blog Crónicas Viejunas donde se narra la introducción aquí:
http://cronicasviejunas.blogspot.com.es/2015/04/la-revuelta-de-robregordo-escenario.html
Y el posterior informe de batalla aqui:
http://cronicasviejunas.blogspot.com.es/2015/04/la-revuelta-de-robregordo-fotos.html

Ahora os dejo con la crónica de la segunda parte de la historia; El ataque a Robregordo narrada por nuestro querido amigo Ángel Sampedro.

EL ATAQUE A ROBREGORDO

Esta tarde he jugado la segunda y última partida de la saga de Robregordo. La única diferencia es que ahora el conde Orloc ataca la aldea, y en vez de una unidad de ogros mercenarios he añadido una unida de arqueros humanos. He utilizado otra vez la tercera edición y el mismo número de puntos. Otra tarde y partida divertida, aunque de nuevo los dados no han acompañado a los pobres aldeanos.
El Conde Orloc está enfadado, muy enfadado y contrariado. Los habitantes de Robregordo han osado rebelarse y atacar su torre, su sagrada vivienda. Les repelió fácilmente en su infantil ataque, pero ahora les dará su merecido.
Después de rechazarles como si fueran simple moscas se dirige con sus huestes a la aldea, nada le importa que se descubra su oscura naturaleza. La venganza y el castigo está por encima de cualquier otra consideración.
 Las fuerzas de Robregordo esperan en la aldea el ataque del Conde, sus mujeres y niños rezan a Sigmar que de fuerza a los brazos de sus hombres y coraje a sus corazones.












El pequeño ejército de esqueletos se dirige rápido hacía los defensores. El Conde lanza un conjuro de animosidad sobre los los albarderos liderados por Frank Marshall, pero éste haciendo acopio de una férrea voluntad no acata los deseos del Conde.
Las fuerzas de la aldea se dirigen sin temor hacía los atacantes, y tanto los arqueros como ballesteros entonan una canción de muerte con las cuerdas de sus armas, pero apenas logran derribar unos pocos atacantes, que impávidos continúan su avance.







Ya a distancia de carga, el Conde ordena cargar a una unidad de Grim Reapers a los campesinos del Padre Jacques, éstos se sobreponen al miedo y aguantan la carga, atacando incluso primero por su iniciativa , pero no consiguen derribar ni un enemigo. Los Grim Reapers alzan sus guadañas y cortan la cabeza de cuatro campesinos como si fueran trigo maduro. Ante la fiereza de tal ataque, los aldeanos se derrumban y abandonando sus armas dan la vuelta y huyen, no sin sufrir antes otras tres bajas.







 Los alabarderos de Marshall ven la carnicería que su sucede en su flanco, pero aguantan firmes en sus posiciones.
El resto de las tropas de Orloc se dirigen hacía sus enemigos,mientras que el Conde recita una oscura letanía y seis nuevos esqueletos aparecen en el campo de batalla.
Es el turno de los defensores, los arqueros disparan a los esqueletos que se aproximan causando varias bajas, los ballesteros se aproximan para tener mejor ángulo de tiro, las fuerzas de Marshall se preparan para cargar, pero fallan en valor (no pasan el test de miedo), y aguardan expectantes. Mientras los campesinos y el Padre Jacques siguen huyendo bajo las guadañas que siguen arrebatando vidas.







Nuevo turno para Orloc, que ordena cargar a los hombres de Marshall, éstos se acobardan y huyen (fallan el test de miedo), y son perseguidos por una unidad de esqueletos. Los arqueros también son cargados, pero aguantan sin temor y disparan a sus atacantes causando varias bajas. Y en el combate siguiente consiguen sobreponerse a su miedo y consiguen empatar el resultado.







Contrariado, el Conde intenta invocar más esqueletos, pero debilitado no tiene éxito con su conjuro.
Nuevo turno de los defensores, los campesinos y los hombres de Marshall siguen huyendo, los arqueros se sobreponen al miedo y consiguen derrotar a la unidad de esqueletos con la que luchan, haciéndoles retroceder, y al pasar éstos un momento de inestabilidad sólo queda un esqueleto “vivo”. Los ballesteros vuelven a disparar causando una o dos bajas, al intentar recuperar Jacques y de Marshall sus hombres, ambos fallan los tests de liderazgo, (he de decir que decidimos repetir los dos tests, al fallar la primera vez, y los volvieron a fallar, no se puede luchar contar el poder y la voluntad de Orloc).






Ultimo turno, el Conde lanza una carga final contra los campesinos que huyen, los Grim Reapers vuelven a segar cabezas, los arqueros son cargados por una nueva unidad, y aunque aguantan la carga al finalizar el combate huyen despavoridos, demasiado han aguantado ya, y ellos junto con los ballesteros son los que más bajas han causado. Al ver a los arqueros huir, los ballesteros también rompen sus filas.
La aldea y sus habitantes han quedado a la merced del cruel conde que saciará su sed de venganza y sangre.


Agradecer a Angel Sampedro su siempre desinteresada colaboración y solo cabe esperar que Robregordo algún día pueda sobreponerse a el Conde Orloc...